Control de córvidos y pequeños pájaros

Los córvidos, principalmente las urracas, son comunes en nuestros campos y pueblos. Pero también en los parques de las ciudades. Tienen un papel importante como limpiadores de materia orgánica en los ecosistemas. Sus poblaciones, en muchos casos, han crecido en demasía, por lo que pueden provocar problemas de interacción negativa con otras especies. Su alimentación incluye huevos, crías pequeñas, polluelos, entre otros, provocando disminución en las poblaciones de estas. Perdices, codornices, aves de caza son fáciles presas de la urraca, por lo que en muchos casos es interesante el proceder a su control.

Paralelamente nos encontramos con bandas de pájaros que producen molestias o daños a bienes o a cultivos. Cerca de industrias alimentarias, es fácil ver bandas importantes de gorriones que entran y salen de naves con materia prima, la cual merman y contaminan con sus heces. En otros casos, por ejemplo, bandas de lavanderas blancas, inundan polígonos industriales químicos, durante las noches frías, buscando el calor de los generadores. Estas invasiones, producen efectos negativos y se han de controlar. Debido en muchos casos al régimen de protección de estas especies, no es posible su captura, por lo que se aplican medidas disuasorias o de exclusión.